Sanidad reordena Primaria para equilibrar el cupo de médicos y enfermeras

·         La medida se enmarca en las políticas de eficiencia de la Consejería

·         Se trata de la segunda reorganización de Sacyl

Ical | Valladolid

 

Actualizado domingo 04/03/2012 13:25 horas

 

La Consejería de Sanidad iniciará, de manera inminente, la reordenación del mapa de Atención Primaria para corregir los desequilibrios territoriales que existen en la dotación de médicos y enfermeras por habitante. De este modo, pretende acabar con las desigualdades en la carga asistencial a las que están sometidos algunos profesionales, teniendo en cuenta que algunos tienen asignadas 1.700 tarjetas y otros cuentan con apenas 400, y todo ello, "garantizando siempre el mismo nivel de atención".

Se trata de una nueva medida de eficiencia de la Consejería de Sanidad. "Se prestará el mismo nivel y calidad en la asistencia utilizando los mismos recursos de manera más adecuada", según explicó el consejero del ramo, Antonio María Sáez Aguado, quien precisó que la cifra de profesionales no tiene por qué crecer, si se tiene en cuenta que Castilla y León es la comunidad de España con mejores ratios de médicos de familia y enfermeras por habitante, con 904 y 1.147 tarjetas asignadas, en cada caso.

"Mantenemos el mismo número de médicos y de enfermeras y mantenemos la misma intensidad de atención, ya que el pueblo que tenía un médico dos horas lo seguirá teniendo. Es una medida de eficiencia, en el sentido de usar los mismos recursos más adecuadamente. En paralelo, nos facilitará pequeños ahorros, no excesivos, porque necesitaremos menos sustituciones en el ámbito urbano".

Ésta será la segunda reorganización de recursos humanos que se acometa en la Comunidad desde que se asumieron las competencias. En concreto, la anterior se remonta a enero de 2002. En este tiempo, se han producido cambios poblacionales, sobre todo desplazamientos del medio rural al urbano, que obligan a una redistribución para atender la demanda en aquellos lugares con incrementos de población, indicó.

"El desequilibrio de recursos humanos entre medio urbano y rural se produce en las once áreas de salud, auque hay diferencias sustanciales". Así, la sobrecarga de trabajo de los médicos de Familia es mayor en las áreas de salud de León, El Bierzo, Valladolid-Oeste y Valladolid-Este, mientras que en el caso de Enfermería se concentra en las áreas de Burgos, Palencia, Salamanca, Segovia, Valladolid Oeste y Valladolid, frente a una carga menor, en este caso, en las áreas de Ávila, León, El Bierzo, Soria y Zamora.

Primera fase

La ordenación se desarrollará en dos fases. La primera afecta a 83 médicos de Familia y 48 enfermeras, y se realizará de manera "inminente". Pretende la reorganización dentro de la propia área de salud y busca reducir cargas globales entre las áreas y resolver las diferencias más significativas entre cupos "con el menor movimiento posible de efectivos". En concreto, Sanidad cambiará de centro a 71 médicos de familia pero dentro de su misma área de salud, así como a 40 enfermeras. Además, otros 12 médicos y ocho enfermeras cambiarán de área de salud.

Los 71 médicos pertenecen a las áreas de Ávila (dos), Burgos (13), León (13), Palencia (cinco), Salamanca (12), Segovia (dos), Soria (cuatro), Valladolid Oeste (nueve), Valladolid Este (seis) y Zamora (cinco). En cuanto a los cambios de las 40 enfermeras, afectará a Ávila (cuatro), Burgos (ocho), León (seis), El Bierzo (dos), Palencia (tres), Salamanca (tres), Segovia (tres), Soria (una), Valladolid Oeste (tres), Valladolid Este (cinco) y Zamora (dos).

Por lo que respecta a los profesionales que tendrán que cambiar de área de salud, los doce médicos trabajan en el área de Ávila (tres), Burgos (uno), Palencia (tres), Segovia (dos), Soria (uno) y Zamora (dos). El nuevo destino serán las áreas de León (cinco), El Bierzo (cuatro), y Valladolid Oeste (tres). Por lo que respecta a las enfermeras, los cambios se registrarán en las áreas de Ávila (tres), León (una), El Bierzo (una), Soria (una) y Zamora (dos), desde donde se las trasladará a Burgos (tres), Salamanca (una), Segovia (una), Valladolid Oeste (dos) y Valladolid Este (una).

Segunda fase

La segunda fase, que se desarrollará a más largo plazo, persigue llegar a una situación lo más homogénea posible en toda la Comunidad en cuanto a los cupos de pacientes por profesional, sin que en ningún caso se supere el establecido como óptimo. Supondría la movilidad de ocho médicos dentro de sus respectivas áreas y 27 médicos entre diferentes áreas, así como la movilidad de 15 enfermeras dentro de sus respectivas áreas y 15 enfermeras entre diferentes áreas. En total, afectaría a 35 médicos y 30 enfermeras.

Criterios

En principio, la reordenación de las plantillas no supondrá la modificación de zonas básicas y áreas de salud, ni implicará para los pacientes cambios de centro de salud. Además, para determinar la carga asistencial de los profesionales se han tenido en cuenta criterios como la población de la demarcación por tramos de edad; medio en que se ubica la demarcación (rural, urbano o semiurbano), así como el tamaño de las localidades, número de consultorios y tiempo de desplazamiento para acceder a los consultorios locales.

Además, en las dos fases se respetará la existencia, como mínimo, detres médicos por puesto de área asignado a la atención continuada de la zona básica de salud; no se superarán las cuatro plazas por categoría profesional como procedencia en una misma zona, y se considerará la repercusión de la atención sanitaria directa en instituciones de personas mayores hasta las cine plazas para atención médica, y 50 para la de enfermería.